Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa

viernes, 05 de marzo del 2021
inicio
EL AJUAR DE LA VIDA COTIDIANA EN UN CASERÍO DEL SIGLO XVII
©Alberto Santana / Josu Tellabide

La restauración arquitectónica del caserío Igartubeiti se ha completado con un intento de recrear las condiciones y el ambiente de la vidareal en los años en que la casa adquirió su plena identidad histórica, es decir, en torno a 1630, cuando Catalina de Cortabarria se casó con Domingo de Arregui y entre ambos iniciaron la ampliación del viejo edificio de un solo aposento que ella había heredado.


El caserío ha cambiado con el tiempo, pero mucho más han evolucionado las formas de vida de sus habitantes.
El caserío ha cambiado con el tiempo, pero mucho más han evolucionado las formas de vida de sus habitantes.
© Josu Tellabide

Devolver a Igartubeiti a la vida tal y como era hace casi cuatrocientos años es un objetivo de cumplimiento imposible, porque no existe ninguna descripción original del mismo y porque apenas se ha conservado ningún objeto material de aquella época. Por este motivo lo que se ha podido hacer es tan sólo una interpretación del pasado o, si se quiere, una recreación hipotética del mismo. Esta interpretación se ha basado en dos pilares fundamentales; por una parte el análisis pormenorizado de las funciones y las huellas de uso de los diversos espacios del caserío y por otro una investigación archivística sobre fuentes históricas que pudieran informarnos sobre el conjunto de muebles, enseres y ropas de uso común en una casa de labranza de estas características tipológicas y nivel económico, situada en su propio espacio geográfico comarcal y en la misma época de reedificación del caserío. Los documentos que nos han ayudado a recrear estos ambientes son todos de origen notarial, básicamente contratos de arrendamiento, inventarios post mortem y capitulaciones matrimoniales, en los que por uno u otro motivo se pasa revista al interior de un caserío, o al menos a las posesiones más relevantes de éste.


En el obrador, o taller de carpintería, situado en la planta superior se reparaban los muebles, aperos y estructuras de una casa que estaba
En el obrador, o taller de carpintería, situado en la planta superior se reparaban los muebles, aperos y estructuras de una casa que estaba construida básicamente de madera. © Xabi Otero

Elaborar una lista de los cientos de objetos que componen el ajuar doméstico habitual de un caserío del siglo XVII no significa poder disponer automáticamente de ellos. Algunos muy pocos se contaban entre las más de 200 piezas que fueron rescatadas y catalogadas en el interior de Igartubeiti en el momento de su adquisición. Los demás fue necesario importarlos desde otros lugares. El principal proveedor del caserío fueron las colecciones de patrimonio mueble que la Diputación Foral de Gipuzkoa había venido salvando y atesorando en diversos centros desde hace al menos dos décadas, y que aportaron casi todas las arcas, herramientas y cerámicas que hoy se encuentran en Igartubeiti. Otros objetos fueron donados o adquiridos en caseríos del propio termino municipal, prefiriéndose siempre estos a otros candidatos más lejanos que pudiesen introducir variaciones tipológicas discordantes con la tradición cultural específica de la comarca. Este fue el origen de los trojes de grano, el desgranador de maíz, las colmenas de abejas o parte de la maquinaria agrícola de la casa.


Majador para desgranar las mazorcas de maíz.
Majador para desgranar las mazorcas de maíz.
© Xabi Otero

Pero, finalmente, muchos de los elementos fundamentales del hipotético ajuar histórico resultaron imposibles de localizar, sencillamente porque no existen. Es el caso de las camas o las barricas de sidra, de las cuales no se conserva ni un solo ejemplar que cumpliese las características históricas requeridas. Ante esta dificultad la respuesta ha sido la invención de los objetos inexistentes a partir de descripciones documentales, referencias iconográficas locales, contraste y analogía con piezas coetáneas pero procedentes de áreas geográficamente más alejadas y hallazgos arqueológicos afines. Al mismo tiempo que los objetos reales de la vida cotidiana en Igartubeiti hemos querido recuperar también sus nombres propios en la lengua que se hablaba en el caserío. Aquí, de nuevo, la brecha histórica es prácticamente insalvable.


1
Carretera Ezkio s/n 20709 EZKIO-ITSASO. (Gipuzkoa)
Tel.: +34 943 722 978 Fax.: +34 943 880 138 E-mail: igartubeiti@gipuzkoa.net
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net