Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa

martes, 20 de abril del 2021
inicio
IGARTUBEITI EN LOS SIGLOS XIX Y XX, ÚLTIMAS TRANSFORMACIONES
©Alberto Santana

La última representante de los Arregui de Igartubeiti se llamaba Francisca, y recibió el caserío como heredera única de sus padres en 1804, cuando se casó con Juan Ignacio Mendiguren, un joven segundón procedente del cercano caserío Mendeun (Mendiguren), de Itxaso. El destinatario inicial de la herencia había sido su hermanastro Ignacio María, pero éste se había instalado en Cádiz y después de haber trabajado durante algunos años en una agencia de comercio fue declarado demente. El padre de ambos, Ignacio de Arregui, casado en segundas nupcias con María Antonia de Aramburu, tuvo que corregir hasta en tres ocasiones su testamento y acabó desheredando a su único hijo varón, que no llegó a tener sucesión.


Las mujeres de Igartubeiti dedicaban varios años de su vida a preparar el arreo de sábanas, manteles y ropa de lino para su boda
Las mujeres de Igartubeiti dedicaban varios años de su vida a preparar el arreo de sábanas, manteles y ropa de lino para su boda. © Xabi Otero

El cambio de apellido del nuevo señor de la casa no supuso ninguna modificación en la misma, que permanecía inalterada desde las grandes obras de ampliación llevadas a cabo dos siglos atrás. Juan Ignacio fue el primero de las siete generaciones sucesivas de Mendiguren que han ocupado el caserío hasta la última década del siglo XX. Siguiendo la práctica de comportamiento que era habitual en Gipuzkoa desde fines de la Edad Media Juan Ignacio y Francisca firmaron en 1827 un pacto con uno de sus hijos, en este caso Ignacio María, el primogénito, cuando éste alcanzó la madurez y consideraron oportuno autorizarle a contraer matrimonio. Por este acuerdo suscrito ante notario se disponían a burlar la normativa sucesoria castellana que imponía el reparto proporcional del caserío y sus propiedades entre todos los herederos legítimos y a transmitirle la propiedad íntegra de la explotación a uno solo de sus hijos, designado desde la adolescencia. El mecanismo era sencillo y se había utilizado sin sobresaltos en miles de ocasiones, pues respondía a la lógica social y económica del país, al impedir un fraccionamiento excesivo de las unidades agropecuarias, que sólo hubiese provocado la inanición generalizada de los labradores. Consistía en crear una sociedad mancomunada entre el matrimonio formado por los padres y el del hijo con su nueva esposa; sociedad titular de todos los bienes y derechos del caserío y de la que quedaban excluidos los demás herederos.

Una vez más el mecanismo funcionó bien, e Ignacio María Mendiguren y su mujer Josefa Lizarralde, natural de Zumarraga, recibieron y disfrutaron en vida de sus padres de la titularizad plena del caserío Igartubeiti. Josefa se presentó en la casa con 450 ducados en metálico y un carro de bueyes cargado con dos camas nuevas, dos arcas de guardar ropa y todas las sabanas, manteles y servilletas de lino que había ido preparando desde su adolescencia, así como seis fanegas de cereal (una de trigo y cinco de maíz) para ser utilizado como simiente de la próxima siembra. Tuvieron cinco hijos, tres varones: Felipe, José María y Bernardo, y dos mujeres: Juana y Concepción, esta última con problemas de discapacidad mental. Escogieron a Felipe como sucesor y en 1855 se dispusieron poner en marcha de nuevo el ritual de la transmisión hereditaria encubierta de donación matrimonial.


La familia Mendiguren, habitante del caserío desde 1804, vivió en Igartubeiti durante dos siglos, sin introducir casi ningún cambio en él
La familia Mendiguren, habitante del caserío desde 1804, vivió en Igartubeiti durante dos siglos, sin introducir casi ningún cambio en él. © Xabi Otero

Felipe Mendiguren se casaría con María Teresa de Aramburu y desde el momento de su matrimonio formaría una sociedad con sus padres para compartir Igartubeiti, esto es, sus "tres mil doscientas posturas de terreno labradío y montazgo y la casa surtida con toda clase de efectos de vivienda, granos, ramienta, ganados y demás necesario para el cultivo, importante la cantidad de siete mil doscientos cuarenta y cinco reales de vellón". Hasta que sus hermanos varones cumpliesen los treinta y cinco años de edad se le obligaba a mantenerlos trabajando en casa, pero a partir de ese momento les podría expulsar definitivamente entregándoles una compensación de cuatrocientos ducados, además de una cama con dos mudas y un arca a cada uno. A su hermana Juana debía de garantizarla una dote más elevada, para estimular sus posibilidades de contraer matrimonio, así, además de cuatrocientos ducados en metálico, le entregaría dos camas con tres colchones y dos mudas de ropa blanca cada una, además de dos arcas y el oportuno arreo de vestuario. Concepción permanecería en el caserío, en cualquier caso, hasta su muerte, y entonces el hermano mayor se comprometía a costearle un funeral de categoría infantil.


Escudilla de barro y cuchara de palo, del tipo característico en el siglo XVII
Escudilla de barro y cuchara de palo, del tipo característico en el siglo XVII. © Xabi Otero

Desde el momento en que la joven pareja consumaba su unión se producía un verdadero traspaso de poderes en el caserío, y la experiencia indicaba que era conveniente tener fijadas por escrito las obligaciones recíprocas en vez de fiar el equilibrio de la convivencia familiar exclusivamente a los lazos de afecto. Uno de los aspectos que más cuidaban los padres era el de tener garantizados la comida y el respeto cuando llegados a la ancianidad se volvieran improductivos en las tareas del caserío. Por este motivo las cláusulas de alimentos solían ser muy explícitas, indicándose en el caso de Igartubeiti que al anciano le corresponderían anualmente "cinco fanegas de trigo, cuatro de maíz, ocho de manzana, cuatro de castaña, dos arrobas de tocino, tres cuartas de avichuelas, seis docenas de lino compuesto, (...)treinta libras de cecina si fuese en fresco o quince después de seca, quedando con el derecho a aprovecharse de la verdura de la huerta" . Del mismo modo también se exigía poder disponer hasta el final de sus vidas de "una cama completa con dos mudas de ropa blanca, un arca, habitación en la casa, sitio y fuego a su comodidad en la cocina, con lo demás de menage que se acostumbra".




 

1
Carretera Ezkio s/n 20709 EZKIO-ITSASO. (Gipuzkoa)
Tel.: +34 943 722 978 Fax.: +34 943 880 138 E-mail: igartubeiti@gipuzkoa.net
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net