Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa

martes, 20 de abril del 2021
inicio
IGARTUA EN EL SIGLO XVI, EL NACIMIENTO DE UN CASERÍO CON LAGAR
©Alberto Santana

En el caserío Igartubeiti no queda nada que nos recuerde a su pasado medieval, salvo su nombre y su emplazamiento. Esta constatación no tiene nada de particular, puesto que ninguna de las casas medievales del País Vasco Húmedo ha sobrevivido en pie hasta la actualidad; ni siquiera parcialmente. Parece como si todos los rastros de la arquitectura doméstica anteriores al reinado de los Reyes Católicos, ya fuera esta urbana o rural, hubiesen sido deliberadamente borrados de un solo plumazo. Únicamente algunos fragmentos de las residencias aristocráticas góticas, las torres habitadas por los linajes banderizos, parecen haber escapado a esta regla universal de aniquilamiento, aunque incluso estas últimas resultan excepcionales y, desde luego, son muchas menos de las que habitualmente se pretende hacer pasar por torres medievales.

El núcleo central del caserío Igartubeiti se construyó a mediados del siglo XVI. Los labradores vascos del siglo XVI rehicieron sus caseríos manteniendo el mismo tipo de poblamiento
El núcleo central del caserío Igartubeiti se construyó a mediados del siglo XVI. Los labradores vascos del siglo XVI rehicieron sus caseríos manteniendo el mismo tipo de poblamiento. 
© Xabi Otero

Aunque se conocen múltiples episodios de asaltos e incendios accidentales o provocados de casas aisladas, y aun de ciudades enteras, ocurridos en el País Vasco en los años finales del siglo XV y en las primeras décadas del siglo XVI, ninguna catástrofe bélica o natural podría nunca explicar satisfactoriamente las dimensiones de la completa extinción de toda la arquitectura doméstica de un territorio tan extenso. En realidad sólo un prolongado escenario de paz social y una coyuntura económica favorable constituyen el contexto histórico adecuado para interpretar lo que fue un proceso de rápido cambio social:un cambio de paradigma cultural y de forma de vida, no explícito pero sí colectivamente aceptado. No fue un cataclismo el que exterminó a las casas medievales del País Vasco Atlántico, sino una convicción unánime, progresiva y socialmente interiorizada, de la necesidad de sustituir la vieja cabaña heredada:reducida, incómoda y frágil, por un nuevo modelo de vivienda. En este proceso de renovación o reconstrucción generalizada de la casa familiar, que se inició a fines del siglo XV y se extendió a lo largo de toda la centuria siguiente, nació el caserío, como una tipología regional específica de arquitectura vernácula europea, y como tal continúa vigente hasta la actualidad. Nadie tuvo que obligar a los labradores a deshacerse de sus viejas casas. Ellos mismos se encargaban personalmente de derribarlas, como hacen constar con frecuencia en los contratos de obra que suscribían con los profesionales que habrían de edificar su nueva vivienda. Es más, el derribo del caserío natal y el acarreo de materiales de obra solían ser las únicas contribuciones personales del propietario a la edificación de su nueva morada, ya que el proceso de producción arquitectónica de los nuevos caseríos estaba tan especializado que los labradores quedaban automáticamente excluidos de él por falta de cualificación técnica. Así lo comprobamos repetidamente en el entorno de Igartubeiti a lo largo del siglo XVI, en casos como el del caserío Mendiaraz, en la frontera entre Urretxu y Legazpi, en el que "Joan de Mendiaras de Murua (el propietario) sea obligado y se obliga en forma a derribar toda la casa y caseria de Mendiaras de Suso, donde al presente bybe", o en el mismo municipio de Ezkioga, donde el dueño del caserío Olazabal acuerda con el maestro constructor que le contrate para derribar su propia casa: "El baxar y derribar la casa bieja sea a costa del dicho Joan de Arançadi de Olaçabal, y le pague el dicho maese Pedro sus jornales como a otro le da".


Planta baja del caserío en el siglo XVI, con espacios dedicados a cuadra y cocina, y un solo dormitorio
Planta baja del caserío en el siglo XVI, con espacios dedicados a cuadra y cocina, y un solo dormitorio.  © Ramón Ayerza

La invención histórica del caserío vasco conlleva múltiples implicaciones tecnológicas, sociales y productivas. Tecnológicas por la necesidad de importar, aprender a utilizar y difundir nuevas herramientas y técnicas de construcción con las que edificar miles de ejemplares de una tipología arquitectónica completamente nueva. El caserío no surge por un proceso de generación evolutiva a partir de la cabaña medieval, sino como una reacción sustitutiva frente a la misma, y para acometer este salto necesitará apropiarse de experiencias técnicas foráneas.


Las implicaciones sociales de la difusión de un nuevo tipo de vivienda afectan sobre todo a las relaciones intrafamiliares. La configuración de un nuevo escenario de vida doméstica incide sobre los vínculos de jerarquía intergeneracional, los roles de género y las pautas de convivencia, así como en la distinción progresiva entre lo público y lo privado, y en la introducción de nuevos conceptos como el de la intimidad, el confort o la representatividad social a través de calidad de la vivienda.


Planta superior de Igartubeiti en el siglo XVI, con el lagar central y espacios dedicados a granero, secadero y pajar
Planta superior de Igartubeiti en el siglo XVI, con el lagar central y espacios dedicados a granero, secadero y pajar. © Ramón Ayerza

El caserío se configura desde su nacimiento como la primera y más importante de las herramientas de una unidad de producción agropecuaria. Es una herramienta cara, compleja y sofisticada. Es una casa, sí, pero en ella los elementos residenciales resultan muy secundarios, tanto en el espacio que ocupan como en la jerarquía de valores y esfuerzo constructivo que se les dedica, en comparación con las funciones y áreas estrictamente productivas del edificio. El espacio de habitabilidad familiar, ya sea esta diurna o nocturna, se limita en casas como Igartubeiti a menos del 15% de la superficie del edificio, mientras que el resto del caserío es una sucesión de ambientes especializados en la estabulación de diferentes especies de ganado, almacenaje individualizado de toda la variedad de productos de la cosecha y de diversas estancias dedicadas a la transformación de productos vegetales y animales, o a la realización de labores de artesanía. Esta multifuncionalidad eficiente y ordenada, y por tanto económicamente rentable, unida a su solidez constructiva, debió de ser la diferencia más evidente y atractiva que distanciaba a los primeros caseríos de las antiguas cabañas medievales con las que aun tuvieron que convivir durante tres o cuatro generaciones, hasta que estas simplemente desaparecieron, porque ni estaban pensadas para ser construcciones duraderas, ni nadie pensó jamás en rehacerlas.

1
Carretera Ezkio s/n 20709 EZKIO-ITSASO. (Gipuzkoa)
Tel.: +34 943 722 978 Fax.: +34 943 880 138 E-mail: igartubeiti@gipuzkoa.net
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net